La Armengola se suma a La Reconquista del Vidrio y engrandece la leyenda de Orihuela

Publicado el
La-Reconquista-del-Vidrio-Orihuela-Armengola-Ecovidrio-Ecosilvo

La Armengola de los Moros y Cristianos de Orihuela 2019 se ha sumado a La Reconquista del Vidrio y ha engrandecido la leyenda.

Leyenda que rodea a este personaje festero al que se atribuye la salvación de los ciudadanos cristianos de Uryula en tiempos de la Reconquista.

Gloria Quesada ha participado en nuestra campaña para fomentar el reciclaje de vidrio en kábilas y cuarteles. Y lo ha hecho de la mejor forma, practicándolo en uno de los contenedores rotulados que podrán encontrarse estos días por toda la ciudad. Al mismo tiempo ha animado a integrantes de los bandos de la cruz y de la media luna a hacer lo mismo durante estas fiestas. 

La figura de la Armengola es, junto a las de los embajadores Moro y Cristiano y el Síndico del Oriol, una de las más destacadas de las Fiestas de la Reconquista de Orihuela. Su aparición se remonta a siglos atrás, a través de la leyenda que se transmitió primero de padres a hijos y que después fue reflejándose en publicaciones. 

Cuentan que Hermenegilda Eugenia, esposa de Pedro Armengol y por tanto conocida como Armengola, era la nodriza del hijo del alcaide moro del Castillo. Pese a que ella era cristiana, el citado alcaide, Benzaddon, le contó que los planes de su bando eran acabar con la población cristiana del Arrabal Roig y que por el cariño que le tenía, le permitía guarecerse en la fortaleza junto a su familia.

Ella, preocupada por sus amigos y vecinos, decidió contar lo que iba a ocurrir en la noche del 16 al 17 de julio, y se optó porque Armengola subiera al Castillo acompañada por dos de los guerreros más hábiles del bando de la cruz, llamados Arún y Ruidoms. Disfrazaron a los dos hombres como sus hijas, y ya de noche se encaminaron a la fortaleza. 

– ¿Quién va?-, preguntó el centinela a su llegada.

-Armengola y sus dos hijas-, contestó la mujer.

Las puertas del Castillo se abrieron. Y los cristianos pasaron a cuchillo a Benzaddon, a su familia y a los guardias que esa misma noche pretendían acabar con los cristianos. La leyenda acaba con una referencia a las patronas de las fiestas de Orihuela, las Santas Justa y Rufina cuya festividad se celebra el 17 de julio, el día de la Reconquista en la ciudad, y que se aparecieron en forma de dos luceros en el cielo tras la gesta de la heroína.

Deseamos a Gloria Quesada que disfrute de las fiestas de la Reconquista y de Moros y Cristianos que celebran estos días en Orihuela y, al igual que ya ha hecho ella con un simbólico gesto, animamos a todos los festeros de los dos bandos a reciclar todo el vidrio consumido.